La hora del autocultivo

 

maca

 

Por Mackarena Espíndola. Ingeniera en Negocios Internacionales DUOC

Cuando pensamos en comer sano y mantener una dieta equilibrada automáticamente se nos vienen a nuestra mente frutas y verduras, las que nos dan las vitaminas que nuestro cuerpo necesita en el proceso de crecimiento, fundamentalmente en nuestros primeros años de vida. Pero actualmente nos vemos enfrentados a una situación que poco a poco nos va obligando a ingerir alimentos que no son cien por ciento naturales y que no entregan las vitaminas que nuestro cuerpo necesita y las que naturalmente cada fruta y verdura nos entrega en distintas proporciones.

Vamos al supermercado o el fin de semana a la feria pensando en abastecernos de forma surtida con la mayor cantidad de verduras y vegetales ¿Pero es realmente comer sano? ¿De dónde proviene la fruta y verdura que consumimos, incluso el maíz para fabricar nuestro propio pan?

La verdad a veces supera la ficción y lamentablemente al parecer cada vez se nos hace más difícil comer sano y estar libre de químicos que dañan nuestro cuerpo y organismo

¿Nos estamos realmente alimentando o envenenando?

El daño que están recibiendo nuestras frutas y verduras  tiene un nombre y es Monsanto, la mayor empresa mundial estadounidense de semillas transgénicas, empresa que no solo controla nuestra comida, sino nuestra salud.

Una situación que considero que en la actualidad no es conocida por todos y la que muchas veces se esconde para el progreso de empresas que solo tienen como objetivo comercializar sin importar el daño que se esta generando y lo que actualmente esta trayendo consecuencias, quizás irreversibles.

Una de las formas que considero que nos va quedando gracias a nuestra tierra la que sin importar el daño que le hagamos nos sigue entregando sitios verdes y naturales donde generar y producir alimentos para nuestro día a día, es el auto cultivo, la manera más sana y natural donde nosotros mismos podemos cultivar y resguardar nuestras frutas y verduras libre de pesticidas y semillas transgénicas y así escapar de este circulo vicioso que tiene como fin entregar algo para enfermarnos, y de esta forma vendernos remedios, lucrar con nuestras enfermedades y sanarnos de manera momentánea.

¡Es hora del autocultivo, cultivar nuestro cuerpo y mente de forma sana y natural!

 

Deja una respuesta